11 de octubre de 2010

Un brindis por los blogueros...

...los verdaderos (por mucho que al mentar su gremio yo siga pensando en los bingueros de Andrés Pajares y Fernando Esteso)

Un brindis por su coraje, por su valor y su entereza, por su anárquica voluntad de hacer y, sobre todo, decir, lo que les viene en gana, pese a quien pese, jorobe a quien jorobe, lo que digan.

...por su socarronería, por su liviandad, por su bendita meticonería, por sus miles de matices y sus miles de vertientes, por su superficialidad y su rigor, por su nihilismo y su creatividad, por sus boberías y sus hallazgos (verbales, poéticos, políticos, estéticos, estilísticos). Que se alcen las copas por el eclecticismo a veces caótico y desconcertante para nosotros, legos, de esa ingente comunidad de 'bloggers'.

Celebremos su libérrima vocación de contar, su pérfida mordacidad, su ¿insana? inclinación al cotilleo. Un aplauso por ese hambre de sacar a la luz, de driblar mordazas y censuras, de lidiar con autoritarismos cercenadores o catetos (mañana mismo bajo a por "Mi Cuba Libre" de Yoani Sánchez).

No dejemos de recordar su empecinamiento, su constancia, su encomiable resistencia de corredores de fondo. Un brindis por su perseverancia, por su paciencia y por su empeño (sin importar, tantas veces, quién les esté escuchando, leyendo, siguendo las huellas parpadeantes de los caracteres en el monitor).

Yo, que ahora empiezo un conato de amago de blog sin pretensión ninguna, me quito el sombrero ante la que me parece una admirable voluntad de fotógrafos del instante hecho verbo (no he leído aún "Beirut, I love you" de Zena el Khalil, pero debo). Y me descubro ante el relato cotidiano de Judith Torrea desde Ciudad Juárez, pero también, no puedo evitarlo, ante el cotilleo malsano de una locaza quisquillosa como Pérez Hilton o las poses de esa pedazo de pija de larga melena que se llama Gala. (pelo envidiable y armario más que deseado)

Un brindis por las blogueras de modas y tendencias, (por las muchachas en blog), por los blogueros freakies amantes de los 'gadgets', por los analistas -en formato de pantalla- de las corrientes macroeconómicas, por las mañosas cocineras del ciberespacio, por los poetas con puntualidad de post bien programado, por los embriones de músicos, por los conatos de críticos, por los blogodependientes y, en suma, por los que hablan, sencillamente, de lo que sale de las santas teclas.

6 comentarios:

  1. ¿Cuándo vamos a hacer ese brindis? ;)

    ResponderEliminar
  2. A mí también me encanta como escribes Ana, no pares!
    Y me uno a Ari, este brindis debería materializarse... que si no, no es lo mismo...
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. me apunto al brindis!!! ole por tu blog :)
    muak!!

    ResponderEliminar